El cambio de poder empleador-empleado.


La pandemia ha restablecido la forma en que trabajamos y vivimos, cambiando la relación entre empleado y empleador. A raíz del mayor cambio en las normas del lugar de trabajo durante al menos una generación, ¿Cómo pueden las áreas de RRHH atraer y retener a los mejores talentos?


Una encuesta con líderes de recursos humanos liderada por Barnett Waddingham dió a conocer recientemente una encuesta entre personas mayores Líderes de recursos humanos en más de 300 empresas de diferentes tamaños en todo el Reino Unido, representando a más de doce industrias.


Querían entender las principales prioridades de los empleados y lo que los empleadores pueden hacer para cumplirlas. Los hallazgos pintan un cuadro muy interesante.


La Gran Renuncia: poder para los trabajadores.


Desde hace aproximadamente un año hemos sido testigos de un cambio constante dentro del mercado de trabajo, ya que el control se ha movido desde las manos del empleador hacia las del empleado.


2021 fue el año de la - un año en el que los trabajadores renunciaron voluntariamente a sus trabajos a tasas históricas.

Vimos los comienzos de lo que ahora se ha convertido en un mercado impulsado por los empleados. Más de una década de vivir con escasez de trabajo, está llegando a su fin. Los empresarios que, hace sólo unos años, todavía estaban tambaleándose por la crisis de las hipotecas de alto riesgo de repente se encontraron con un presupuesto de nómina móvil ascendente; pero también, con un nuevo conjunto de problemas.


Una encuesta similar de Barnett Waddingham de un año atrás, pero solo con empleados, indicó que uno de cada tres trabajadores estaba dispuesto a renunciar su trabajo si su empleador no está de acuerdo con su elección de trabajo híbrido. Esto podría haber sonado extremo hace un año, casi como un ultimátum. Pero ¿se ha confirmado esto en la realidad de todas formas?

La respuesta corta es “Sí, se ha confirmado totalmente”.

Trabajo híbrido- hacerlo bien.


La encuesta encontró que la insatisfacción de los empleados con la política de trabajo híbrida de su empleador era de hecho uno de los principales motivos de dimisión en los últimos doce meses con casi el 60% de los encuestados de acuerdo. Si esto es una verdadera indicación de lo que está pasando, más que valida las señales de advertencia del año pasado.


¿Fue la insatisfacción de los empleados con la política de trabajo híbrida de sus empleados una de las principales razones de la renuncia?

¿Qué está en juego para los empleadores?


Antes de ver cómo han reaccionado los empleadores a esta tendencia, primero considerar lo que está en juego. Es decir,


¿lo que se juega para el empresario y, en parte por extensión, es la economía tal como la conocemos?

También debemos reconocer que a medida que el poder de marketing se desplaza hacia trabajadores masivos, lo que está en juego para los propios empleados comienza a disminuir.

Con oportunidades de trabajo en abundancia*, muchas personas que normalmente tienen aversión al riesgo ahora están dispuestos a arriesgarse a ser emprendedores, comenzando su propio negocio o yendo a algún lugar para hacer eso que han estado amenazando hacer desde la escuela!


Todo esto hace que la situación de las organizaciones tradicionales sea aún más desesperada. Para hacer más tangible el tema, además de observar la lucha por llenar puestos, una de las medidas a las que vamos es la productividad de quienes ya están empleados. Aunque es bastante tosco, proporciona una buena punto de partida.


Les preguntamos a los empleadores lo siguiente:

“¿De un número estándar de horas contratadas por día, cuánto tiempo dedican sus empleados a realizar trabajo productivo?

Curiosamente, cuando se les preguntó a los propios empleados la misma pregunta un año atrás, su respuesta promedio era exactamente la misma.




Fuente: "The employer-employee power shift", Barnett Waddingham.

11 visualizaciones0 comentarios