Educación financiera: evidencia e implicaciones.

Actualizado: 17 mar


A lo largo de su vida, las personas de hoy son más responsables que nunca de sus finanzas personales. Con el aumento de la esperanza de vida, los sistemas de pensiones y bienestar social se ven sometidos a presión.

En muchos países, los planes de pensión de beneficios definidos (DB) patrocinados por el empleador están dando paso rápidamente a los planes privados de contribución definida (DC), transfiriendo la responsabilidad de ahorrar e invertir para la jubilación de los empleadores a los empleados. Las personas también han experimentado cambios en los mercados laborales. Las habilidades se están volviendo más críticas, lo que lleva a una divergencia en los salarios entre aquellos con educación universitaria o superior y aquellos con niveles de educación más bajos. Simultáneamente, los mercados financieros están cambiando rápidamente, con desarrollos tecnológicos y productos financieros nuevos y más complejos. Desde préstamos estudiantiles hasta hipotecas, tarjetas de crédito, fondos mutuos y acciones, la gama de productos financieros que la gente tiene para elegir es muy diferente de lo que era en el pasado, y las decisiones relacionadas con estos productos financieros tienen implicaciones para el bienestar individual. Además, el crecimiento exponencial de la tecnología financiera (fintech) está revolucionando la forma en que las personas realizan pagos, deciden sobre sus inversiones financieras y buscan asesoramiento financiero.

En este contexto, es importante comprender qué conocimientos financieros tienen las personas y en qué medida su conocimiento de las finanzas afecta su toma de decisiones financieras. Un indicador esencial de la capacidad de las personas para tomar decisiones financieras es su nivel de educación financiera.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) define acertadamente la educación financiera como no solo el conocimiento y la comprensión de los conceptos y riesgos financieros, sino también las habilidades, la motivación y la confianza para aplicar dicho conocimiento y comprensión a fin de tomar decisiones eficaces en todos los ámbitos y en una variedad de contextos financieros, para mejorar el bienestar financiero de los individuos y la sociedad, y para permitir la participación en la vida económica. Por lo tanto, la educación financiera se refiere tanto al conocimiento como al comportamiento financiero, y este artículo analizará la investigación sobre ambos temas.

¿Qué tan alfabetizados financieramente son las personas?

Medición de la educación financiera: los tres grandes. En el contexto de cambios rápidos y desarrollos constantes en el sector financiero y la economía en general, es importante comprender si las personas están equipadas para navegar de manera efectiva por el laberinto de decisiones financieras que enfrentan todos los días. Para proporcionar las herramientas para una mejor toma de decisiones financieras, uno debe evaluar no solo lo que la gente sabe sino también lo que necesitan saber, y luego evaluar la brecha entre esas cosas. Hay algunos conceptos fundamentales en la base de la mayoría de las decisiones financieras. Estos conceptos son universales y se aplican a todos los contextos y entornos económicos.

Tres de estos conceptos son:

  1. Aritmética relacionada con la capacidad de realizar cálculos de tasas de interés y comprender la capitalización de intereses;

  2. Comprensión de la inflación; y

  3. Comprensión de la diversificación del riesgo.


Es difícil traducir estos conceptos en métricas de educación financiera fáciles de medir, pero Lusardi y Mitchell (2008, 2011b, 2011c) diseñaron un conjunto estándar de preguntas en torno a estos conceptos y las implementaron en numerosas encuestas en los EE. UU. y en todo el mundo.

Cuatro principios informaron el diseño de estas preguntas, como lo describen en detalle Lusardi y Mitchell (2014). La primera es la simplicidad: las preguntas deben medir el conocimiento de los elementos fundamentales para la toma de decisiones en un entorno intertemporal.


El segundo es la pertinencia: las preguntas deben relacionarse con conceptos pertinentes a las decisiones financieras cotidianas de las personas a lo largo del ciclo de vida; además, deben captar ideas generales en lugar de ideas específicas del contexto.


En tercer lugar, la brevedad: el número de preguntas debe ser lo suficientemente pequeño para garantizar una adopción generalizada; y el cuarto es la capacidad de diferenciar, lo que significa que las preguntas deben diferenciar el conocimiento financiero de tal manera que permita comparaciones entre personas.

Comparación entre países.

El primer examen de educación financiera utilizando los Tres Grandes fue posible gracias a un módulo especial sobre educación financiera y planificación de la jubilación que Lusardi y Mitchell diseñaron para el Estudio de Salud y Jubilación (HRS) de 2004, que es una encuesta de estadounidenses mayores de 50 años, los datos mostraron que solo la mitad de los estadounidenses mayores, que presumiblemente habían tomado muchas decisiones financieras en su vida, podían responder las dos preguntas básicas que miden la comprensión de las tasas de interés y la inflación (Lusardi y Mitchell, 2011b). Y solo un tercio demostró comprensión de estos dos conceptos y respondió correctamente a la tercera pregunta, que mide la comprensión de la diversificación del riesgo.

Es aleccionador que encuestas estadounidenses recientes, como la NFCS de 2015, la SCF de 2016 y la Encuesta de economía doméstica y toma de decisiones financieras (SHED) de 2017, muestren que el conocimiento financiero se ha mantenido obstinadamente bajo a lo largo del tiempo.

Con el tiempo, los Tres Grandes se han agregado a otras encuestas nacionales en todos los países y Lusardi y Mitchell han coordinado un proyecto llamado Educación financiera en todo el mundo (FLat World), que es una comparación internacional de educación financiera (Lusardi y Mitchell, 2011c).

Los hallazgos del proyecto FLat World, resaltan la necesidad urgente de mejorar la educación financiera. En todos los países, la educación financiera se encuentra en un nivel de crisis, con una tasa promedio de educación financiera, medida por aquellos que respondieron correctamente las tres preguntas, en alrededor del 30 %. Además, solo alrededor del 50% de los encuestados en la mayoría de los países pueden responder correctamente las dos preguntas de educación financiera sobre tasas de interés e inflación.

Un punto digno de mención es que la mayoría de los países incluidos en el proyecto Flat World tienen mercados financieros bien desarrollados, lo que destaca aún más el motivo de alarma sobre la falta demostrada de educación financiera. El hecho de que los niveles de educación financiera sean tan similares entre países con diferentes niveles de desarrollo económico, lo que indica que, en términos de conocimiento financiero, el mundo es realmente plano, muestra que los niveles de ingresos o la ubicuidad de los productos financieros complejos no equivalen por sí mismos a una población más educada financieramente. Fuente: Financial literacy and the need for financial education: evidence and implications. Swiss Journal of Economics and Statistics. (2019)

11 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo