top of page

Cómo medir el ROI del bienestar financiero.


Si estás implementando una estrategia de bienestar financiero y deseas medir el valor que aporta a tu organización, deberías considerar cual será su retorno de la inversión (ROI): qué significa y cómo medirlo.

Medir el retorno de la inversión puede ser complicado, pero en el clima económico actual, se vuelve crítico.


Vamos a ver.

El ROI es la sigla en inglés de “Return On Investment”, cuya traducción al español es “Retorno de la inversión”. Se trata de una de las principales métricas que se utilizan en marketing a día de hoy para calcular la rentabilidad de algunas inversiones, como una campaña o acción concreta. Y es que, hasta la aparición de este tipo de indicadores, los resultados eran poco objetivos y certeros.


El ROI se expresa en porcentaje. Sin embargo, para poder dar con la cifra, tan solo debes aplicar una fórmula muy sencilla. No obstante, antes necesitas tener muy claros los datos:

  • La inversión en una campaña o acción: ¿cuánto dinero has gastado para implementar la acción?

  • Las ganancias: ¿cuánto dinero has percibido gracias a la misma?

  • Ahora puedes calcular el ROI; para ello, debes hacer lo siguiente:

    1. Resta la inversión que has hecho a las ganancias que has obtenido.

    2. Divide el resultado entre la inversión.

    3. Multiplica el resultado obtenido por cien.

Para entenderlo mejor, imagina que una campaña te ha aportado una ganancia de M$2.500 , para lo cual invertiste M$1.000.


1. En primer lugar, debes restar la ganancia al dinero invertido, es decir:


M$2.500 - M$1.000 = M$1.500.


2. Ahora tienes que dividir este resultado entre la inversión, y multiplicarlo por cien:

  • ROI= (1.500/1.000) x 100

  • ROI= 150%


3. Con esta campaña has obtenido un rendimiento del 150%.


Como puedes ver, aquí el ROI final es un positivo; sin embargo, podría suceder la situación contraria; esto es, que la inversión fuera mayor que las ganancias. En este caso, el ROI sería negativo y, por tanto, la acción no aporta ningún beneficio a la organización, sino pérdidas.


Para las estrategias de bienestar financiero, el retorno de la inversión puede resultar difícil de cuantificar. Esto se debe a que el bienestar financiero suele formar parte de programas más amplios.


Por ejemplo, es posible que prefieras informar el ROI del programa completo, como un programa de Asistencia y Apoyo (PAE), que incluye el bienestar financiero, mental y el físico. Si ese es tu caso, con mayor razón necesitarás determinar qué tanto la estrategia de bienestar financiero respalda tu PAE.


Cómo calcular el ROI de una estrategia de bienestar financiero.

Para calcular el ROI del bienestar financiero, es necesario tener claros los objetivos estratégicos generales. A continuación se muestran algunos ejemplos típicos de este tipo de objetivos.


Debes comparar el antes y el después de los objetivos estratégicos generales cuando implementes una nueva estrategia de bienestar financiero, o ajustes la existente.


Objetivos estratégicos generales de una estrategia de bienestar financiero.

1. Lo que gana tu organización.



Para realizar el cálculo del ROI, crea una tabla como la anterior, a partir de los logros más importantes que tu organización desea lograr.

Intenta mantener el resumen de tu estrategia en una sola página. Esto te ayudará a tener un pensamiento claro y estructurado.

Como parte de este proceso, es bueno revisar:

  • La cantidad de resultados deseados que esperas lograr. Por ejemplo, aumentar la retención de empleados, impulsar la productividad, mejorar la marca empleador.

  • El valor que cada uno de esos resultados tiene para la organización.

  • Una vez que tengas todo en un documento, es hora de agregar una columna más donde adjuntes un valor monetario para cada objetivo. ¿Cuánto le cuesta a tu organización no hacer nada en cada objetivo estratégico?


Finalmente, suma el retorno total de tu organización.


2. Lo que ganan tus empleados.


Tal como lo hiciste con los objetivos de la organización en la tabla anterior, asigna un valor monetario a cada uno de tus objetivos estratégicos para los empleado, para luego sumarlos.


Ahora tienes el retorno total tanto para su organización como para sus empleados. Ten en cuenta que es posible que desee mantener los dos separados para su cálculo, de modo que la diferencia entre los dos sea clara.


3. Calcula tu inversión total.

Ahora que has calculado los retornos que tanto la organización como sus empleados obtienen del bienestar financiero, es hora de sumar el total de tu inversión.


Para resolver esto, deberás considerar cuánto estás gastando actualmente en los tus actuales programas de bienestar financiero.


4. Haz el cálculo del ROI.

Estás listo para dividir cada una de las ganancias de su organización y de tus empleados por su inversión total y multiplicar cada respuesta por 100.


Utiliza métricas basadas en actividades para respaldar el éxito.

Al medir el ROI de tu estrategia de bienestar financiero, puedes dar un paso adicional y medir métricas basadas en actividades. Las métricas basadas en actividades son marcadores que están vinculados a las actividades individuales que realizas. Los ejemplos típicos incluyen sesiones individuales de asesoramiento financiero y talleres de educación financiera.


Medir métricas basadas en actividades te ayudará a identificar cómo tu propuesta actual de beneficios para empleados que has elegido incluir en tu estrategia de bienestar financiero contribuyen a tus objetivos estratégicos generales.


No es necesario incluirlos como parte de su cálculo general. Pero si planeas calcular tu retorno de la inversión con poca frecuencia, es esencial monitorear los objetivos basados en la actividad.


A continuación, algunos ejemplos básicos de objetivos basados en actividades que se deben considerar como parte de una estrategia de bienestar financiero.





Fuente: Clarowellbeing, Benezoom.


15 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
Publicar: Blog2_Post
bottom of page